La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha destacado que el Gobierno andaluz ha destinado en los últimos meses 800 millones de euros en nuevas medidas orientadas al crecimiento económico y el empleo.
Susana Díaz ha mantenido una reunión de trabajo con medio centenar de representantes empresariales en la Comunidad, encabezados por el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, a quienes ha trasladado la necesidad de continuar colaborando entre la Administración autonómica y el sector privado para “crecer y crear empleo por encima de la media”, tal y como la comunidad necesita.
De forma especial, la presidenta ha hecho un llamamiento a los empresarios para que colaboren en la Agenda por el Empleo aprobada por el Consejo de Gobierno, que prevé inversiones tanto públicas como privadas hasta el año 2020 y que supone, ha dicho, una “oportunidad para que Andalucía dé el salto que necesita y construya un nuevo modelo productivo”.
Díaz ha señalado que desde el Gobierno andaluz se viene trabajando “en el sendero de recuperar la confianza en Andalucía, una confianza que en los últimos meses está siendo avalada por las grandes empresas y entidades financieras de nuestro país y por muchas empresas extranjeras”.
En este sentido, la presidenta de la Junta ha hecho hincapié en que “Andalucía es una tierra atractiva para la inversión, que genera confianza y que tiene estabilidad política” en un momento “difícil y complicado tanto en el plano económico como en el de la cohesión y la estabilidad”.
La coordinación con el tejido empresarial, con reuniones como la que ha mantenido hoy la presidenta de la Junta, “benefician la recuperación económica, que el Gobierno quiere que sea también social y para ello es fundamental que se genere empleo y que haya estabilidad en el empleo y que lo antes posible en Andalucía bajemos de la barrera del millón de parados”, ha añadido.
“Son las empresas las que crean empleo y desde el Gobierno andaluz tenemos que favorecer la creación de puestos de trabajo”, ha dicho Díaz.
En ese sentido, ha explicado que, junto a los 800 millones en medidas de estímulo y a la Agenda por el Empleo, el Gobierno andaluz ha llevado a cabo otras iniciativas que redundan en la mejora de la actividad empresarial, facilitando la reducción de trabas administrativas y movilizando sectores de actividad económica, tanto los de arrastre (agroalimentario, turismo y aeronáutico) como los que se encontraban con más dificultades (minería y construcción sostenible).
En cuanto a la reducción de trabas administrativas, la presidenta de la Junta ha valorado que ya se han suprimido uno de cada tres trabas burocráticas por parte del Gobierno andaluz, gracias al decreto aprobado el pasado mes de abril, pero ha apostado por continuar en esa senda y fomentar la coordinación con ayuntamientos y diputaciones.
Susana Díaz ha apuntado, en esta línea, que no se trata de desregular, sino de simplificar porque “no por más normas hay más seguridad jurídica”.
Díaz ha defendido además el esfuerzo del Ejecutivo andaluz por mejorar la financiación, uno de los grandes obstáculos de las empresas durante la crisis, pero ha hecho un llamamiento también para que el esfuerzo que ha hecho el sector público para reflotar el sistema financiero sea correspondido con la apertura del grifo del crédito a las empresas.
La presidenta de la Junta se ha mostrado finalmente partidaria del diálogo social que contribuya a generar seguridad en el mercado laboral, pero con un nuevo diseño acorde al escenario actual.