A lo largo del mes de mayo, el Máster Blender de Carlos I y los vinos de Jerez de Osborne, Ignacio Lozano, dará el relevo, tras más de 30 años, a Marcos Alguacil, enólogo de brandies y vinos de Jerez de Osborne y parte del equipo de enología durante los últimos 20 años.

Ignacio Lozano se ha dedicado a su pasión, el brandy de Jerez, en el que ha cosechado reconocimientos como el Best Brandy Producer of the year 2020 otorgado por la prestigiosa revista Drinks International en su XXV International Spirits Challenge. Dedicado desde hace más de tres décadas a su pasión por el brandy y los vinos de Jerez, ha trabajado incansablemente para velar por la calidad y consistencia de los mismos durante su elaboración y envejecimiento. En sus propias palabras, Ignacio explica: “para ser Máster Blender, hace falta tener una gran sensibilidad y cariño a los brandis. Es un mundo donde se comunican sensaciones y percepciones, en el que se trabaja con un producto delicado, a la par que complicado, que es el brandy”.

Esta sensibilidad y atención a los detalles es la que caracteriza a Marcos Alguacil, que sucede a Ignacio Lozano convirtiéndose en director Enólogo de vinos de Jerez, brandy y otros destilados en Bodegas Osborne. Este biólogo madrileño se enamoró de las levaduras del vino durante sus estudios realizando su tesis doctoral sobre las levaduras de flor de Jerez y los brettanomyces mediante técnicas moleculares. Marcos se especializó, por tanto, en los vinos de Jerez y desde 1998 trabaja en Bodegas Osborne como enólogo de estos vinos.

Marcos Alguacil acaba de recibir el pasado mes de abril la distinción como mejor enólogo de vinos generosos y licor del Concurso Internacional Bacchus 2022 gracias a los buenos resultados obtenidos y a la extraordinaria calidad demostrada por sus vinos. Asimismo, está nominado y es finalista en la categoría para ser elegido Mejor Enólogo de Vinos Generosos del Mundo en el International Wine Challenge 2022.

Un reconocimiento que premia el saber hacer y la maestría del equipo que lidera Marcos y que ratifica el éxito de la apuesta de Osborne por los vinos y brandis de Jerez de máxima calidad.

Sobre su nuevo rol asumiendo la Dirección enológica de los vinos de Jerez, brandies y otros destilados, Marcos Alguacil afirma: “tengo la suerte de dedicarme a mi gran pasión y de haber tenido la oportunidad de aprender con Ignacio Lozano, un gran apasionado como yo de los matices y las sensaciones que desprenden los brandis y vinos de Jerez, y todo un referente en el sector”.

Este es un relevo generacional, que en una empresa con más de 250 años de historia, se ha fraguado en el tiempo para mantener así la esencia del saber hacer de una tradición centenaria sumado a la innovación constante.

Carlos I
La historia de Carlos I se remonta a 1889 cuando en la ciudad de Jerez, un maestro bodeguero encontró en un rincón de su bodega unas misteriosas barricas, al instante se dio cuenta de que contenían el brandy más exquisito que había probado jamás. “Un sabor capaz de conquistar el mundo”, pensó. Y por eso lo bautizó Carlos I.

Las bodegas se encuentran en pleno corazón de El Puerto de Santa María, una zona estratégica gracias al microclima con el que cuenta que, junto al sistema dinámico y artesanal de Criaderas y Solera y envejecimiento en botas de roble americano que antes contuvieron los más selectos Olorosos y Amontillados vinos de Jerez, hace posible un resultado irrepetible y una armonía de sabores incomparable. Carlos I pertenece al grupo Osborne, la segunda empresa más antigua de España (1772) que actualmente está presente en más de 50 países.

Osborne
En 2022, Osborne celebra su 250 aniversario y se consolida así como una de las 100 empresas familiares en activo más antiguas del mundo. Durante estos 250 años, la compañía ha sido fiel a su misión: transmitir la riqueza social y cultural de nuestro país, cuidándola, potenciándola y adaptándola en cada momento en el tiempo para que nunca se pierda el valor de lo auténtico.

Osborne se define como embajador de la gastronomía española en el mundo a través de sus marcas reconocidas internacionalmente: Cinco Jotas, Caviar Riofrío, la ginebra Nordés, Bodegas Montecillo, Carlos I, Anís del Mono o los propios vinos de Jerez de Osborne con los que en su origen abrió un camino que hoy perdura. Asimismo, Osborne es propietaria del mítico Toro de Osborne, marca que se ha convertido en un icono de la cultura española.