La nueva normalidad en la que la población española vive instaurada desde el pasado 2020 ha traído consigo consecuencias más allá de las sanitarias, económicas o psicológicas. La gastronomía en casa se ha convertido en uno de los grandes pilares de los últimos meses y así lo constata el aumento de las ventas en libros de cocina, como explicaba Ángeles Aguilera Moya, directora editorial de No Ficción de Planeta, al digital Levante, El Mercantil Valenciano.

“La razón la encontramos en que la gente ha tenido que comer en casa más que nunca, y muchos que no se habían acercado a los fogones se han animado a hacerlo y han buscado algún manual que les ayudara”, explicaba. Del nuevo título de Karlos Arguiñano a grandes clásicos culinarios escritos en papel, los libros reflejan lo que también sucede en las redes sociales: la cocina está de moda. Es por ello que muchos se plantean qué necesitan para formar parte de este delicioso fenómeno y ahí es cuando entran en escena empresas como Maison Balmont.

La firma con sede en Écija (Sevilla) se ha convertido en un referente en materia de delantales para personalidades del mundo de la cocina y prescriptoras de estilo. Sucede así porque sus fundadoras, Beatriz Cardoso-Balmont y Cristina Carrasco, están muy ligadas al mundo de la moda y, su gusto por la cocina, las llevó a preguntarse por qué no hacer moda para el sector gastronómico: “Empezamos en el mundo de la empresa con Margarita San Giovanni, una firma de tocados con alma clásica, que refleja a la perfección nuestro gusto por lo vintage, la belleza y las cosas bien hechas. Entendimos que para Maison Balmont podíamos unir ambas pasiones”, explica Beatriz.

Y continúa relatando la historia de firma fundada en 2019: “Comenzamos diseñando cofias y diademas para caterings, luego llegó el primer uniforme para el catering Alfardos y poco después nos introdujimos en el sector de la hostelería. Queríamos que nuestros uniformes no lo parecieran o, que al menos, te apeteciera ponértelos. Por suerte, fue todo un éxito. Ahora, con la situación que tenemos, de ahí hemos pasado a los delantales personalizados de primera calidad y a los uniformes para clínicas, y el proyecto está gustando”.

La chef, presentadora y empresaria Samantha Vallejo-Nágera; la modelo Teresa Baca; Daniel del Toro, concursante de Masterchef 4; el empresario Borja Artiñano Pocheville, quien está al frente de Pocheville Catering; Ana Gayoso, fundadora del blog La Champanera; la fotógrafa Rocío Aguado o los influencers culinarios Cristina Ferrer y Santi Foods, son solo algunas de las personalidades que han confiado en Maison Balmont para acompañar sus recetas durante los últimos meses.

Sus delantales para toda la familia se pueden personalizar con logos y/o nombre de cada cliente. Además, muchos de los diseños que muestran en su web (maisonbalmont.com) están pensados también para jardinería y otras labores domésticas. Todo un lujo asequible para el hogar por el que no pasará el tiempo.

Caterings y clínicas
Toda empresa conserva y promueve unos valores a través de gestos, comunicaciones, redes sociales y elementos tan visuales como los uniformes que visten sus empleados. Sin embargo, si detalles tan importantes como la vestimenta no están cuidados, será más difícil proyectar la imagen profesional que se desea. Con este concepto en mente, Maison Balmont pretende acercar la moda y las tendencias a estas prendas de trabajo, con el fin de construir a medida lo que cada marca desea transmitir.

Esta empresa sevillana se ha convertido en un referente en materia de uniformes para caterings, empresas de eventos y clínicas y también un sonado nombre en términos de delantales para negocios y particulares. Sucede así porque sus fundadoras, Beatriz Cardoso-Balmont y Cristina Carrasco, están muy ligadas al mundo de la moda y su gusto por la gastronomía y el sector de los eventos, les llevó a preguntarse por qué no hacer moda para este mercado: “Empezamos en el mundo de la empresa con Margarita San Giovanni, una firma de tocados con alma clásica, que refleja a la perfección nuestro gusto por lo vintage, la belleza y las cosas bien hechas. Entendimos que para Maison Balmont podíamos unir ambas pasiones”, explica Beatriz.

Y continúa relatando la historia de la firma fundada en 2019: “Comenzamos diseñando cofias y diademas para caterings, luego llegó el primer uniforme para el catering Alfardos y poco después nos introdujimos en el sector de la hostelería. Queríamos que nuestros uniformes no lo parecieran o, que al menos, te apeteciera ponértelos. Por suerte, fue todo un éxito. Ahora, con la situación que tenemos, de ahí hemos pasado a los delantales personalizados de primera calidad y a los uniformes para clínicas, y el proyecto está gustando”. A las citadas empresas, se han sumado Elizabeth Arden, The Exvotos, Catering Campuzano, Club Zaudín Golf, Catering Barros, Chocolates Matías López, Mazoy Farmacias o Bar María Castaña, entre otros.

Maison Balmont cuenta con una primera y reciente colección de uniformes clínicos que se puede adquirir en su web, compuesta de chaquetas, camisas, pantalones de trabajo y batas profesionales con diseños únicos. Una propuesta de ropa laboral, de lo más funcional y práctica, con prendas que no renuncian a la elegancia que caracteriza a la firma. Además, todas sus creaciones están fabricadas en talleres locales españoles, cuidando hasta el último detalle y siempre con una producción ética y sostenible.

Para todos aquellos negocios y compañías que necesiten una propuesta personalizada, la empresa enclavada en Écija ofrece la posibilidad de idear unos uniformes a medida, en línea con los colores corporativos y el conjunto de la estética de cada casa.

Además, sus delantales para particulares, también personalizables, han conquistado a la chef y empresaria Samantha Vallejo-Nágera; la modelo Teresa Baca; Daniel del Toro, concursante de Masterchef 4 o el empresario Borja Artiñano Pocheville, quien está al frente de Pocheville Catering.