La Lonja de Cereales y Oleaginosas de Sevilla ha celebrado su asamblea anual con un nutrido grupo de empresarios del sector que han debatido sobre las perspectivas del mercado y el futuro del cereal en Andalucía y España, bajo el título: ¿Seguirá la volatilidad o volverá la estabilidad?.

La clausura de la asamblea ha estado presidida por la consejera Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, por el presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, por el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero y por el Presidente de la Lonja de Cereales y Oleaginosas de Sevilla, Filomeno de Aspe.

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha subrayado que, “en estos tiempos, la Política Agraria Común (PAC) se tiene que convertir en una renta veraz sin ninguna traba” y ha rechazado que los ecorregímenes sean “un coste de producción adicional”. Al respecto, ha comentado que su departamento está trabajando con las Organizaciones Profesionales Agrarias (Asaja, COAG y UPA) y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía en la redacción de unas alegaciones al Plan Estratégico de la PAC (Pepac) que se presentarán antes del 1 de marzo para propiciar un cambio que, entre otras cuestiones, permitan que “la campiña sevillana esté contemplada como se merece por justicia”.

Del mismo modo, la consejera ha mostrado su desacuerdo con que la aplicación de la nueva PAC haya dividido a España en zonas con diferencias en sus ayudas y que la campiña de Sevilla se encuentre, precisamente, en un área con subvenciones de menor cantidad. Por esta razón, los agricultores de esta comarca sevillana pasan de una media de 260 euros en hectáreas que venían percibiendo en ayudas desacopladas de olivar y cereal a solo 180 €/ha de promedio en 2023.

Por otro lado, la consejera ha resaltado la apuesta de la Junta por la flexibilización de los ecorregímenes de la PAC, recordando que el Gobierno andaluz ha aprobado ya medidas en este sentido y pide al Estado otras cuestiones que son de su competencia. Por ejemplo, solicita que en el cereal se suprima la exigencia de un 5% de leguminosas en la rotación de cultivos para poder cobrar las ayudas; y que en las fincas de olivar no sea necesario contar con cubiertas vegetales y se exima completamente del pastoreo.

Además, desde Andalucía se reclama la recuperación de la ayuda asociada para el girasol, “fundamental para seguir creciendo”; y la equiparación de las ayudas asociadas de la remolacha en el sur y el norte de España.

Por su parte, el presidente de Caja Rural del Sur y su Fundación, José Luis García-Palacios Álvarez, ha animado a la Lonja de Cereales a continuar con la labor que viene realizando tras la consolidación lograda durante los pasados años “coordinando y consensuando los intereses de todo el sector en unos momentos complejos para el ámbito agroalimentario para impulsar su desarrollo presente y futuro”.

Por ello, García-Palacios ha reiterado el compromiso y la disposición de la Fundación Caja Rural del Sur a continuar respaldando en los próximos años la actividad que desempeña en favor del sector cerealístico y agroalimentario de Andalucía.

El presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, ha destacado el trabajo realizado por la lonja de Cereales, que “me consta es fructífero y esperamos continúe creciendo y consolidándose y que se adhieran nuevos socios a este proyecto que emerge gracias a la unión de Cooperativas, Agricultores, Comerciantes, Industriales, Agentes mediadores, Profesionales, así como entidades colaboradoras. Se trata, de una iniciativa beneficiosa y un motivo de satisfacción para la Provincia de Sevilla, para la Cámara, para los agricultores e industriales, pues es una demostración de la fortaleza de un sector productivo que tira de nuestra economía, de un sector, que no está anclado en el pasado, sino que afronta los retos futuro desde la unión y colaboración mutua”.

Finalmente, el presidente de la Lonja de Cereales, Filomeno de Aspe ha recordado que 2022 ha sido “un año convulso, en el que multitud de acontecimientos han revolucionado el mercado con la escalada de precios de la energía y los suministros y la consecuente repercusión en los precios de los alimentos, la escasez de lluvias, etc que han hecho que los precios de los cereales y oleaginosas hayan presentado una gran volatilidad”.

Además, Filomeno De Aspe ha recordado que la Lonja cuenta con 226 socios, donde están representados tanto agricultores, cooperativas, comerciantes e industriales del sector. Del mismo modo ha enumerado las actividades llevadas a cabo por la Lonja en el último ejercicio, en el que se han celebrado 37 comisiones de precios desde la anterior Asamblea.

Durante la jornada se han desarrollado varias ponencias sobre la situación del sector, reflexionando sobre “el nuevo escenario de mercados en el que existe una gran interrelación entre materias primas agrarias y energéticas”. También los ponentes han aportado ideas sobre cómo el nuevo contexto de inflación y los tipos de interés pueden hacer cambiar la tendencia de inversión en materias primas.

Por último, los asistentes han coincidido en que los sectores agroalimentario y de fabricación de fertilizantes necesitan “una referencia sólida y transparente del mercado energético -gas natural principalmente- y que se abren nuevas oportunidades de importación de fertilizantes desde países con menor coste de producción”.