Grupo Interóleo siempre ha tenido muy clara que la claridad y la transparencia deben ser dos de las bases de la profesionalización del sector olivarero. Ha trabajado en ellas desde el minuto uno de su fundación y continúa haciéndolo doce años después con más fuerza si cabe. De ahí que, una vez más, Grupo Interóleo esté muy pendiente de las últimas novedades relacionadas con el aceite de oliva y haya celebrado una jornada informativa y formativa reuniendo a todos sus socios y a algunos de sus clientes más importantes a nivel mundial para analizar la nueva norma de Calidad que entra hoy en vigor.

El gerente de Grupo Interóleo, Esteban Momblán, que ha agradecido a la Delegación de Agricultura de la Junta su predisposición a explicar la norma a los socios, asegura que lo más llamativo de la nueva ley de Calidad es la “apuesta por la trazabilidad del aceite de oliva”. “Hay dos cuestiones clave. Por un lado, que contempla una mayor información sobre el origen del producto. Por otro, que deja muy clara la definición de virgen extra y su uso exclusivo para el aceite de oliva. Son dos apuestas claras desde el Ministerio por valorizar el producto de excelencia que elaboran todos nuestros socios, algo en lo que llevan trabajando desde hace muchos años”, explica Esteban Momblán.

Para Grupo Interóleo es indispensable la “transparencia con el objetivo de que los consumidores tengan muy claro que lo que compran es el producto de la máxima excelencia que producimos. Y esa normativa tiene que servir para la valorización del aceite de oliva virgen extra vía precio”, concreta Esteban Momblán.

El gerente del Grupo Interóleo explica que lo más novedoso de la Ley son tres aspectos fundamentales. “Aplaudimos la introducción de cuestiones nuevas que, después de 15 años, proporcionarán un mayor control y trazabilidad en el aceite de oliva. Lo más llamativo es el uso de soportes informáticos que permitirán disponer de herramientas ágiles y modernas que aseguren toda la información y trasparencia del producto, desde el productor hasta el consumidor. También es novedoso el documento de acompañamiento que debe ir en todas las cisternas o en los envíos del aceite envasado y que incluye un boletín analítico. Por último, la norma obliga a que los datos tengan que registrarse en tiempo real en la plataforma del Ministerio. Y es importante explicar que la trazabilidad se debe seguir ya sea aceite a granel o envasado. En este último caso, el documento debe incorporar la analítica antes de meterlo en la botella. Todo ello refuerza el trabajo por la calidad que nuestros socios llevan a cabo desde hace ya tiempo”, concluye Esteban Momblán.