Grupo Interóleo aumenta el número de socios y el aceite de oliva que comercializa en bodega única. La entrada de una nueva cooperativa, la SCA Santa María de Pegalajar, significa un espaldarazo para la política de profesionalización de la empresa, especialmente importante después de dos años de pandemia en los que los contactos con las cooperativas han quedado relegados a un segundo plano. Esta incorporación aporta a la sociedad 730 agricultores más y una producción media de 2,5 millones de kilos de aceite. El socio número 32 (22 cooperativas y 10 almazaras) tiene, además, un significado especial, porque se trata de la primera entidad en entrar tras la Covid-19. Con esta nueva incorporación, Interóleo refuerza su posicionamiento dentro del sector oleícola nacional.

La asamblea de Santa María ha aprobado su inclusión en Interóleo por una amplia mayoría y, tal y como comenta su presidente, José Miguel Polo, la entrada supone “una gran oportunidad para mejorar la comercialización de nuestro aceite”. “El consejo rector y la asamblea hemos considerado incorporarnos a Grupo Interóleo por varios motivos. Por un lado, la confianza que nos transmitieron en todas las reuniones que hemos tenido tanto Juan Gadeo como Esteban Momblán. También ha sido importante el hecho de que cooperativas de la comarca de Sierra Mágina, como La Unión de Cambil y Nuestra Señora de los Remedios de Jimena, estén en el Grupo y nos hayan hablado muy bien de sus experiencias. El tema económico también ha influido, porque la entrada no nos supone una gran inversión. Pero, sobre todo, lo más importante es la profesionalización del Grupo, ya que están pendientes de los mercados a la hora de comercializar el aceite de oliva”, explica José Miguel Polo.

El presidente de la SCA Santa María de Pegalajar insiste en este último aspecto. “La concentración de la oferta es el camino más razonable. Nosotros somos olivareros, sabemos de nuestros campos, pero no entendemos mucho de mercados. La nueva junta rectora llevamos cuatro meses, desde el 5 de noviembre que entramos, intentando mejorar la cooperativa. Los socios nos demandan un cambio radical y en esa línea hemos considerado importante entrar en Grupo Interóleo. Ellos venden el aceite de forma profesional y creemos que la unión siempre es beneficiosa “, concreta José Miguel Polo.

Para el presidente de Grupo Interóleo, Juan Gadeo, la entrada de la SCA Santa María, la primera nueva incorporación en el año 2022 y en la situación de pandemia que estamos sufriendo, representa “un espaldarazo a nuestra gestión”. “Valoramos la entrada de la cooperativa de Pegalajar por el momento en el que se ha producido y porque supone la cuarta sociedad de Sierra Mágina que está con nosotros. Este hecho es fundamental para el Grupo, porque se sigue apostando por la integración como parte de la solución a los problemas del sector, y demuestra que el camino de la concentración es el indicado para garantizarnos el futuro”, expone Juan Gadeo.

“Es satisfactorio que hayan querido unirse a nuestra empresa, porque demuestra que se trata de un proyecto de concentración que funciona y que sirve a los intereses de los socios. Nosotros siempre trabajamos por el interés de nuestros olivareros y seguiremos encaminando nuestros pasos hacia la integración y la obtención del mayor volumen de aceite posible para influir en los mercados, pero siempre con la transparencia, la profesionalización y la defensa de los olivareros como principios fundamentales. El fin no es la concentración por sí, sino cómo se alcanza esa concentración”, concluye Juan Gadeo.