La institución académica Formación Universitaria inicia el próximo 2022 un ambicioso proceso de internacionalización que le llevará a abrir mercado en Latinoamérica como objetivo prioritario. La institución que cuenta con 256 empleados (entre personal de plantilla y colaboradores) e imparte más de 600 programas formativos, abre nuevos horizontes el próximo año, ya que en palabras de su CEO Ignacio Campoy “ha adquirido una estructura lo suficientemente consolidada, así una como demanda de solicitudes de matrículas fuera de España que nos lleva a mirar más allá de nuestras fronteras nacionales”. Hasta el momento, y desde que se fundó en el 2001, por sus aulas virtuales han pasado ya más de 150.000 alumnos.

El modelo elegido por la compañía es el considerado como ‘híbrido0, es decir, en un primer estadio, la matriculación directa o lo que es lo mismo, la comercialización desde España de los programas académicos que imparte, inicialmente los másters. En este sentido, será el propio personal de Formación Universitaria quien gestione la matriculación del alumno extranjero, para pasar en un segundo nivel a la fórmula mixta, donde representantes autorizados en cada país se encarguen de esta tarea. En un futuro, señala el propio Campoy “es posible también que nos planteemos nuevos modelos como joint-ventures, franquicias y licencias..”

En cuanto a Latinoamérica, el director general afirma que “este es nuestro principal mercado objetivo, por el hecho de tener el mismo idioma, básico para impartir nuestros programas de formación. De hecho Latinoamérica es un mercado objetivo para las grandes escuelas españolas”. Concretamente Formación Universitaria se plantea varios objetivos de negocio con esta nueva expansión. Entre ellos y además del aumento del nivel potencial de mercado, la intención de competir en un mercado global gracias a las nuevas tecnologías aplicadas al ámbito de la formación, lo que le permitirá contar con alumnos y colaboradores más allá de nuestras fronteras.

Igualmente, insiste el CEO de la institución, Ignacio Campoy, “hemos de aprovechar la enorme demanda que existe de formación de postgrado española, por su calidad y prestigio. Detectamos un interés creciente por parte de alumnos que buscan acreditarse con titulaciones y universidades de nuestro país. Es el caso de países como México, que ocupa un lugar destacado en nuestra hoja de ruta, tanto por su tamaño, cercano a los 129 millones de habitantes, como por su renta per cápita”.

Formación Universitaria cumple este año su 20 aniversario como pionera en nuestro país de las enseñanzas técnico profesionales para el mercado hispanohablante, si bien la tendencia ha ido creciendo en lo que se refiere a demanda de títulos universitarios. Entre otras, sus programas académicos están acreditados por la Universidad de Nebrija y ha sido la primera institución académica de enseñanza no presencial en firmar una alianza con Linkedin Learning la mayor red social profesional del mundo para formar gratuitamente a más de 5.000 alumnos desempleados, por segundo año consecutivo.

Una empresa comprometida con la sociedad
Formación Universitaria destaca por su política de compromiso social a través de iniciativas de carácter gratuito, que promueven el avance y desarrollo de la formación y la capacitación para diferentes colectivos. Es el caso de la plataforma on-line Mujeres Valientes, Proyecto Hombre Sevilla, o recientemente el Centro para personas sin Hogar Miguel de Mañara de la capital hispalense entre otros, cuyos usuarios y usuarias se están beneficiando actualmente de la segunda edición un programa de becas completas de formación para sus diferentes programas académicos.