Momentos inolvidables son los que esperan al viajero que se acerque a conocer Formentera, la menor de las Islas Pitiusas. El destino balear presentó en Sevilla su propuesta turística que no solo se ciñe al verano, sino que abarca todo el año, con importantes citas de todo tipo, como Formentera 2.0 (5-8 mayo) sobre cultura digital; Formentera Astronómica (6-9 mayo); los Fines de Semana Gastronómicos (mayo y octubre); Formentera Fotográfica (26-29 mayo); Jazz Festival (2-5 junio); Música en las Plazas (verano, 5 días semana); Tango Festival (1-4 septiembre); o Formentera Zen (14-16 octubre).

Asimismo, entre las citas deportivas, destacan el Maratón E-Dreams (7 mayo), la Media Maratón Popular (14 mayo), Formentera to Run (29 mayo al 5 junio), Triatlon Illa Formentera (1 octubre) y BTT La Mola (23 octubre). Numerosos contenidos para disfrutar del ‘último paraíso del Mediterráneo’.

Cuenta la leyenda que los piratas del Mediterráneo escondían sus tesoros en las cuevas de la isla… y que algunos de los botines jamás fueron recuperados. Sin embargo, esos tesoros no están escondidos en sus múltiples y recónditos recovecos. El verdadero tesoro de los piratas no está en Formentera, sino que es la propia isla… Un tesoro natural de más de 83 km2 para disfrutarla los 365 días de cada año.

El verdadero tesoro de Formentera son sus increíbles azules; o los frondosos verdes de sus prados. Son las cristalinas aguas de tus paradisíacas calas y playas, como Ses Illetes, Llevant o Cavall d’en Borras, en la estrechísima franja de tierra que señala hacia el islote de s’Espalmador. Como Es Pujols, Sa Roqueta o ses Platjetes, al norte. Como cala Saona, entre acantilados bajos, en la costa occidental. Como la infinita Migjorn, en tu costa sur…

El verdadero tesoro de Formentera son también sus tradiciones y costumbres, transmitidas de generación en generación. Son sus dos faros –La Mola, al este, y Cap de Barbaria, al sudoeste– altivos vigías sobre vertiginosos acantilados desde los que contemplar amaneceres y atardeceres inolvidables. Es su patrimonio y su historia, que arranca al final del tercer milenio antes de Cristo como da fé el sepulcro megalítico de Ca na Costa…

El verdadero tesoro de Formentera son sus deliciosos productos de Km 0, santo y seña de una gastronomía Slow Food que seduce al paladar con platos como la ensalada payesa, el frito de pulpo, el peix sec, el guiso de pescado o los calamars a la bruta, maridados con vinos de la tierra, producidos con mimo por sus dos bodegas: Terramoll y Cap de Barbaria. Y para los más golosos, Orelletes (anisado, Greixonera (pudin), Flaó (pastel queso).

Destacan también sus seis mercados artesanos: La Mola (miércoles y domingos tarde), Sant Ferran, Sant Francesc, La Savina, Es Pujols. Centro Artesano Antoni Tur Gabrielet (Sant Francesc).

Sostenibilidad
El verdadero tesoro de Formentera es la sal de Ses Salines, parque natural que comparte con Ibiza, su hermana mayor Pitiusa; y la tierra, en la que se acomodan sus seis pueblos: La Savina, Sant Francesc, Sant Ferran, Es Pujols, Es Caló de Sant Agustí y El Pilar de la Mola. Son sus mercados y mercadillos… Y lo es también su mundo submarino, en el que habitan las praderas de Posidonia Oceánica, Patrimonio de la Humanidad desde 1999, y el ser vivo más longevo del mundo, con 100.000 años de vida, responsable del color y transparencia de sus aguas.

La Posidonia Oceánica ha protagonizado además la iniciativa ‘Save Posidonia Proyect’, un proyecto pionero en el mar Mediterráneo occidental que surgió del Consell Insular de Formentera para impulsar el turismo sostenible y lanzar un plan de acción para recaudar fondos que vayan destinados a la conservación de esta planta marina. El objeto del proyecto es concienciar sobre su importancia en la isla en el presente y, sobre todo, en el futuro. Se puede apadrinar desde 1 euro/m2. Ya llevan apadrinados 251.000 m2 de las 76,5 millones de m2 de pradera existente.

Este reflejo resume muy bien la estrategia sostenible de la isla que cuenta con una población de 12.000 habitantes que llega a aumentar por cuatro durante los meses de verano. Tal y como explica Carlos Blanch, gerente en Patronato de Turismo de Formentera, “no queremos morir de éxito, por eso no estamos masificados”. La isla es el único territorio en Europa que cuenta con una limitación de acceso de vehículos. Su objetivo no es otro que preservar la isla. Asimismo, desde hace 45 años, no se puede construir más hoteles en la costa de Formentera. La isla cuenta con 15.000 plazas hoteleras. El perfil de las empresas de la isla generalmente son empresas locales y los touroperadores alzanzan una cuota del 30%.

Datos generales
• 83 km2, 69 km costa. De La Savina a Mola (16 km). Altura máxima: Altiplano de La Mola, 192 metros.

• 8 playas: Ses Illetes, Llevant, Cavall d’en Borras, Es Pujols, Sa Roqueta, Ses Platgetes, Cala Saona, Migjorn (5)

• 6 pueblos: La Savina, Sant Francesc, Sant Ferran, Es Pujols, Es Calo de Sant Agustí, El Pilar de la Mola.

• 3 faros: Cap Barbaria (atardeceres, cova foradada), La Mola (amaneceres, Julio Verne ‘Hector Servadac’ (1877) y La Savina.

• 1 Parque Natural: Ses Salines de Ibiza y Formentera (Can Marroig, centro interpretación)

• 32 Rutas Verdes en 130 kms. A destacar nº 25: Camí de Sa Pujada (camino romano). De Es Caló a La Mola (4 km).

• 5 Torres defensivas: (siglo XVIII): Sa Gavina, Es Garroveret, Punta Prima, Pi des Catala (unica visitable, Migjorn, sábados) y s’Espalmador.

• 3 Huellas Arqueológicas: Ca na Costa (Funerario megalítico, Estany Pudent), Cap de Barbaria I, II y III (Edad Bronce), Can Blai (fortificación romana, s. III-IV d.C.

• Ruta Birding: Por Camí des Brolls. 4,3 km. 8 paneles y 1 pantalla de observación. 200 especies aves migratorias.

• Cómo llegar: En avión, vuelo hasta Ibiza y ferry durante 30 minutos; y en coche, bien vía ferry desde puertos valencianos.