La compañía jiennense cuenta con más de medio siglo de experiencia elaborando productos de pavo, cerdo e ibérico, tanto curado, como cocido. Esta empresa familiar, con cuatro generaciones al frente, tiene certificados de protocolo alimentario de máxima exigencia, como BRCS, IFS o Garantía Halal, de vital relevancia para su exportación.

La compañía señala como principales hitos empresariales el salto del mercado regional al mercado nacional y, posteriormente, la activación de las exportaciones hace dos décadas. Carchelejo tomó la decisión de diversificar mercados y tener una proyección internacional como vía de crecimiento y seguridad empresarial. En este sentido, reconocen que la Marca Andalucía y la Marca España son sellos de calidad dentro del sector agroindustrial mundial.

Actualmente, las ventas internacionales de Embutidos Carchelejo representan el 20% de su facturación, destinándose a varios mercados de Europa, Sudamérica, África y Asia. Una de las grandes apuestas de la compañía ha sido la adaptación de sus procesos a las especificaciones Halal para llegar hasta destinos musulmanes.

Además, Embutidos Carchelejo ya prepara su aterrizaje en el mercado chino. Este mercado asiático es de gran relevancia para el sector cárnico andaluz, ya que se trata del primer destino de las exportaciones de cárnicos de Andalucía, con el 44% de la factura andaluza en 2020, 212 millones de euros, un 64% más que el año anterior.

El inicio de la exportación de Embutidos Carchelejo fue de la mano de Extenda, en quienes se apoyaron en misiones directas e inversas, asistencia a ferias internacionales y diferentes servicios de asesoramiento. “Ha sido un gran apoyo, ya que en la salida al exterior te sientes solo y gracias a Extenda te sientes más seguro”, asegura Juan González, director general de Embutidos Carchelejo.