El programa educativo Escuela de Exploradores, respaldado por la Fundación Atlantic Copper en colaboración con la dirección del Paraje Natural Marismas del Odiel y la Delegación de Desarrollo Sostenible e implementado por la empresa Onubaland, ha puesto su broche final en un acto celebrado en el Centro de Visitantes Anastasio Senra de la capital onubense.

En esta décima edición, en la que han participado 427 estudiantes (901 plazas ocupadas y 4.505 estancias), los alumnos han profundizado en técnicas básicas de exploración, la iniciación al cuaderno de campo, las salidas de campo, la identificación y marcaje de aves, el seguimiento de los ciclos mareales y lunares, la observación de aves en las lagunas, las manualidades con elementos naturales y los experimentos científicos. Destacable también ha sido en esta edición una exhibición de aves de cetrería a cargo de M. Diego Pareja Obregón.

Precisamente, esta efeméride ha sido el argumento principal de una cápsula del tiempo que ha quedado alojada en el Centro de Visitantes y en donde los representantes de las entidades que vienen impulsando esta actividad divulgativa han depositado fotografías, documentos, así como objetos y recuerdos de estos diez últimos años, por los que han pasado 4.232 escolares con edades comprendidas entre los 4 y 14 años.

En la cápsula, representantes de los diferentes grupos de exploradores han depositado dibujos y objetos relacionados con el campamento. Por su parte, Antonio de la Vega, director general de la Fundación Atlantic Copper, ha introducido el primer convenio entre la Fundación y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía (2011), un pendrive con imágenes de todas las acciones realizadas con el paraje en estos 10 años (Escuela de Exploradores, Mi Marisma, mi escuela, la construcción de los observatorios, entre otras), una carta conmemorando tal efeméride como la de hoy, el periódico del día y una mascarilla.

El valor de la colaboración público-privada
Las distintas actuaciones desarrolladas por la Fundación Atlantic Copper con el Paraje Natural Marismas del Odiel, como Escuela de Exploradores, son “un magnífico ejemplo de colaboración público-privada con la Junta de Andalucía”, según ha destacado De la Vega.

“Desde 2011, fecha de inicio de nuestra colaboración con la Junta de Andalucía, hemos invertido cerca de un millón euros en actuaciones dirigidas a la difusión de los valores medioambientales de esta joya de la naturaleza, reserva de la Biosfera, bien mediante programas educativos y divulgativos como Escuela de Exploradores o Mi Marisma, Mi Escuela; o para la construcción de observatorios de aves o la señalización de espacios del paraje”, ha proseguido De la Vega, quien recuerda con profundo honor y agradecimiento la concesión del Premio Andaluz de Medio Ambiente en 2014 por estas actuaciones.

Así, en el caso del programa Mi Marisma, Mi Escuela han participado más de 10.000 alumnos de 220 centros de la capital onubense de poblaciones afectadas por el Paraje. En el capítulo de infraestructuras, la Fundación ha financiado la construcción de tres observatorios: Sendero Calatilla-Bacuta (2013), Laguna Grande de Calatilla (2017) y el más reciente, el de Llanos del Águila Pescadora, en Bacuta (2021).

Por otro lado, la labor de la Fundación en el entorno del humedal onubense se ha visto reforzada con publicaciones como ‘Marismas del Odiel. Reserva de luz y alma’, donde sus autores muestran 272 fotos del paraje, o la puesta en marcha de un estudio de investigación sobre la presencia de la nutria en el espacio natural.

Todas estas actuaciones han sido el principal aval de la Fundación Atlantic Copper para liderar el proyecto europeo SISTEM (Social Innovation for Sustainable Treatment of European Metals), que ya enfila su recta final, y que con financiación del EIT Raw Materials persigue junto a sus socios Magnesitas de Navarra, Outotec (Finlandia), National Technical University of Athens (Grecia), Delft University of Technology (Holanda) y el Consiglio Nazionale delle Ricerche (Italia)– la elaboración de un manual de buenas prácticas para replicar estas actividades en otros puntos del Viejo continente.

Satisfacción
El delegado territorial de Desarrollo Sostenible, José Enrique Borrallo, se ha expresado satisfecho por cómo se ha plasmado el programa estival de 2021. “Quiero agradecer a la Fundación Atlantic Copper su compromiso con Escuela de Exploradores y, al mismo tiempo, destacar la labor de la dirección y los monitores del campamento porque se han superado a sí mismos. Si ya de por sí han hecho un gran trabajo durante la última década, este año ha desarrollado una gran capacidad e imaginación para solventar todas las barreras que nos impone la pandemia. El éxito ha sido notorio”, ha declarado Borrallo.

En este sentido, “la Escuela de Exploradores se confirma como uno de los campamentos de verano más consolidados de la provincia de Huelva, especialmente por el medio natural en el que se desarrolla, un aula muy especial en el que los menores se divierten a lo grande”, ha destacado el delegado territorial de Desarrollo Sostenible, José Enrique Borrallo.

El representante de la Junta de Andalucía también ha recordado que es “la segunda edición condicionada por la pandemia de la Covid-19, con la seguridad de que los protocolos de control están completamente integrados en la rutina del campamento, con pautas de distanciamiento e higiene, grupos burbuja y desinfección de materiales, entre otras acciones”.

Sobre la Fundación Atlantic Copper
La Fundación Atlantic Copper, es una entidad sin ánimo de lucro, constituida en 2009, para dar continuidad, desarrollar y gestionar la acción social de la empresa fundadora. La Fundación ha destinado más de 4,8 millones de euros hasta el ejercicio 2020, desarrollando acuerdos estratégicos con más de 45 entidades y beneficiando directa o indirectamente a más de 50.000 personas.