La agenda informativa de estas semanas ha estado marcada por la Cumbre de Glasgow, la reforma laboral, el debate sobre la sostenibilidad del sistema público de pensiones y un largo etcétera de acontecimientos. Pero, hace tan sólo unos días, la publicación del informe de la OCDE ‘Pensions at a Glance 2021’ prevé que el tamaño de la población en edad de trabajar se reduzca en más de una cuarta parte, por lo que se vuelve a poner de manifiesto la importancia del ahorro y cómo el seguro se convierte en una herramienta “imprescindible” para garantizar la seguridad financiera de los ciudadanos.

Al parecer los españoles no estamos acostumbrados a ahorrar de la misma forma que lo hacen nuestros vecinos europeos. Tampoco el sistema público de pensiones español tiene nada que ver con el de otros países. En este contexto, el ahorro privado se consolida como una de las mejores maneras de conseguir los objetivos que nos proponemos a largo plazo. ¿Por qué es útil contar con un seguro de ahorro o inversión? Porque, siendo constantes, a partir de una aportación periódica de tan solo 30 o 50 euros se pueden conseguir altas rentabilidades.

Pero no sólo debemos pensar en un seguro que garantice la jubilación, ya que el riesgo es inherente al ser humano. Por eso merece la pena preguntarse cómo asegurarse en materia de seguros Personales (Ahorro e Inversión y Vida Riesgo).

No podemos cuantificar el capital exacto (o lo más aproximado posible) de un seguro pensado para cubrir las necesidades económicas de una familia en caso de fallecimiento del asegurado sin conocer, como mínimo, los gastos familiares y los ingresos que dejaría de percibir. Además, debemos recordar que la Seguridad Social, probablemente, participará en el mantenimiento de la familia a través de pensiones como la de viudedad y orfandad y, para conocerlas, el asesor tendrá que realizar cálculos, aplicar las fórmulas para cada caso, utilizando la base reguladora del asegurado. Un asesor que desconoce estos detalles como, por ejemplo, un tarificador de Internet, no podrá aportar una solución a medida y, en cierto modo, estará asegurando inadecuadamente al cliente.

Tampoco podemos establecer la cuantía de ahorro necesaria para complementar la pensión de jubilación sin conocer el régimen de cotización del cliente o los años cotizados. Saber cuál es el producto más idóneo sin conocer el perfil de inversor del cliente, su mayor o menor aversión al riesgo, puede resultar una temeridad. A ello hay que añadir el escenario de tipos y la inflación, para lo que el ahorrador tendrá que explorar nuevos productos que al menos la combatan, para no perder poder adquisitivo, que es lo que todo ahorrador quiere evitar. Por todo ello, el ahorrador va a tener que dar un pequeño salto a inversor, siempre de la mano de un asesor financiero.

Mucho se ha hablado de la omnicanalidad, las insurtech, y la digitalización, en general. Sin embargo, a nivel social todavía no se tiene el suficiente reconocimiento de la labor que realiza el mediador de seguros. Para nosotros, los mediadores son la pieza clave en cuanto a canal de distribución. Por eso, en Helvetia Seguros contamos con una red altamente especializada de más de 3.800 mediadores, repartidos por todo el territorio nacional, en la que se puede encontrar asesoramiento profesional y específico en productos de Ahorro e Inversión. Y es que gran parte de nuestros agentes exclusivos y también de nuestros empleados cuentan con el Certificado de Asesor Financiero, por lo que su experiencia y profesionalidad nos avalan para garantizar la mejor recomendación a la hora de suscribir seguros de Ahorro e Inversión a través de nuestros productos de Ahorro Unit Linked, en los que existe una gama de fondos pensados para atender los diversos perfiles de inversor, desde el más conservador hasta el más arriesgado. Además, protegemos la inversión con un capital de fallecimiento. Por otro lado, también contamos con los Planes de Pensiones Helvetia Generación que, por su parte, utilizan la filosofía de inversión conocida como ciclo de vida, cuya distribución de activos se adecúa a la edad de cada persona y a su horizonte temporal hasta la jubilación.

Para finalizar, destacamos que, como parte de nuestro compromiso con la sostenibilidad, Helvetia Seguros posibilita la inversión en fondos socialmente responsables. De esta forma, los clientes pueden hacer un uso responsable de su capital, teniendo la posibilidad de depositar su dinero en activos que cumplen con los criterios ESG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo).

Antonio Tadeu
Promotor Riesgos Personales (Ahorro e Inversión) en Territorial Sur y Oeste de Helvetia